EL INICIO DE UNA GRAN AMISTAD: FUNDAS 1/28

Estas dos primeras semanas han sido la prueba de fuego. Como todo en esta vida, la clave está siempre en acostumbrarse.

Mi diario Invisalign: Capítulo 6

Durante las primeras horas, me fijaba en todo espejo que encontraba en mi camino, pronunciaba palabras complicadas compulsivamente y practicaba posibles maneras de retirar y colocar de nuevo las fundas.

¡Egocéntrica de mí! Resulta que los que me rodean diariamente (compañeros de trabajo y universidad, amigos y familiares) se asombraban cuando les decía que ya llevaba el aparato colocado. ¡Nadie había conseguido darse cuenta!

En unas horas abandonaré estas primeras fundas de adaptación y me colocarán los ataches y demás cuestiones necesarias. Hasta el momento, aprovecho para terminar de contar mis primeras impresiones.

El cepillo y la pasta de dientes han pasado a convertirse en mis imprescindibles de esta temporada. He cambiado el bocadillín de la mañana por zumos y batidos (para evitar retirarme las fundas cada poco tiempo) y he instaurado la disciplina de cepillado de dientes y recolocación de fundas tras cada comida. Hasta me alimento mejor al haber abandonado el picoteo entre horas y tengo que pronunciar y hablar mucho más calmadamente que antes.

¡Al final me va a venir de perlas haberme embarcado en la aventura de la ortodoncia!

Llámanos al 876 098 285. O si lo prefieres te llamamos: